Hace unos años, cuando mi paladar y alma de glotona andaban perdidas por la vida… Yo amaba los buffets.
La idea de comer a destajo y pedir, 1, 2, 3 y más platos probando de todo y con la maravillosa posibilidad de repetirme todas las veces que quisiera era simplemente maravillosa. Pero, para que vamos a estar con cosas, el tipico buffet al que nos llevaban nuestros papas no tenia comida rica, siempre eran los mismos platos fomes, mal preparados y dejando bastante que desear.
Santerra, cumple.
Tiene mucha variedad en los platos que ofrece y estan bien preparados. Harto y rico.
No es el mejor restoran de la vida, pero si la idea es comer en abundancia, Santerra ofrece ricas posibilidades.
 Yo parti probando el Ceviche y estaba rico, fresco. Como ven, no era la preparación completa que pueden encontrar en otros restoranes (con el maíz, leche de tigre, etc) pero estaba rico igual.
Ceviche

 

El sector de las carnes fue mi lugar preferido. El pollo y las prietas estaban ricos pero el asado de tira a la parrilla estaba increíble!
Habia wagyu tambien (aparece en una de las fotos mas abajo). A mi me gusto la cocción (me gusta la carne 3/4) pero estaba un poco deshabrido.

 

 

Wagyu, papas fritas, quinoa, prieta y papa asada

También había todo un sector de acompañamientos que guatearon un poco por lo fome… Arroz, papas fritas y ensaladas varias sin gracia.
El sector pastas, cumplía. Rico pero ninguna novedad.

 

Mi segunda parte favorita fueron los postres. Habían muchos tipos: kuchen, queques, barra de helados artesanales, postres de leche, los infaltables panqueques bañados en manjar y mis preferidos: El mote con huesillo y unos higos al jugo que estaban bien buenos.

 

En resumen, Santerra es un buen buffet pero sin sorpresas en las preparaciones.
Cumple.